El Grupo Aeroportuario del Pacífico administra y opera 12 aeropuertos en las regiones del Pacífico y Centro de México que cotiza simultáneamente en los mercados de valores de Estados Unidos y de México desde su fundación en 1998 con inversión principalmente Española.

 

Hace ya algunos años en que el gobierno de nuestro país decidió poner en manos de inversionistas privados el manejo de los principales aeropuertos de México.

 

En el caso concreto del aeropuerto Internacional de Guadalajara, "Don Miguel Hidalgo y Costilla", el ganador de la concesión fue el entonces recién formado Grupo Aeroportuario del Pacífico o GAP.

 

Desde entonces este grupo de inversionistas, por cierto en su mayoría extranjeros; concreta mente Españoles, se han dedicado de manera muy poco ética y agresiva, primero, a declarar abiertamente a todos los aviadores de casa y miembros de una gran familia entre todos conocida de muchos años, de extraños, sospechosos de cualquier cosa y candidatos a pagar hasta por una identificación o TIA para poder permitirles su paso y uso de las instalaciones aeroportuarias ocasionando grandes molestias a quienes por carecer de ella se nos niega la entrada a las instalaciones aún y cuando contemos con licencia vigente, permiso y/o alguna aeronave en la plataforma o zona de hangares, negando rotundamente el acceso a través de la terminal de aviación 2 y en ocasiones aun a través de la puerta 10, teniendo que explicar con nuestros mejores argumentos el porque la necesidad de ingresar a las instalaciones aeroportuarias así como la enorme molestia ocasionada a los aviadores de otros lugares o países que nos visitan.

 

En ocasiones ni siquiera con permisos por escrito otorgados por la autoridad aeroportuaria, la ineficiente seguridad privada, carente de toda capacitación y preparación, permite que los usuarios ingresen hasta que uno de los superiores les de la orden para autorizar un ingreso "previamente autorizado" (valga la redundancia) por la comandancia del aeropuerto quien es la única autoridad competente en el lugar.

Malos servicios, pésima preparación de los elementos de seguridad privada contratada por el GAP y con nula capacitación, inseguridad con el robo de combustible y aero-partes y claras violaciones a la reglamentación y ley aeronáutica mexicana por sus cobros a escuelas, así como todas las trabas por parte de los administradores del aeropuerto hacia los usuarios en general, es lo único que nos ha dejado a los aviadores de Jalisco este Grupo Aeroportuario que demuestra ahora con sus nuevas tarifas que lo único que pretende es la obtención sin compromiso ni escrúpulos de ganancias mayores a costa de cualquier pretexto y a cambio de continuar igual o peor en su administración deficiente.

 

La Sociedad Aeronáutica de México, se declara completamente en contra del mal actuar del grupo Aeroportuario y sus practicas leoninas para aumentar sus ingresos con tarifas absurdas y de una manera tan vil y sin comprometerse responsable y éticamente con las y los aviadores de Jalisco.